Distribución Comercial

La distribución comercial española ha experimentando cambios, que se enmarcan dentro del proceso de reestructuración iniciado hace veinte años. Esta evolución ha hecho que se pase del predominio de un comercio tradicional a un esquema multiformato moderno y homologable al del resto de los países de Europa.

 

La fortaleza de la demanda interna y del consumo en nuestro país ha generado una coyuntura favorable para las empresas comerciales, con especial incidencia en  la gran distribución. Por ello, continúa el proceso de concentración en la distribución comercial, en los últimos años por operaciones de crecimiento interno más que por fusiones empresariales.

 

En España existe una gran densidad comercial, propia de los países mediterráneos, y las empresas del sector están sometidas a una intensa competencia, especialmente en los grandes núcleos urbanos. La necesidad de adaptarse a los cambios en la demanda y la aparición continua de innovaciones tecnológicas sigue determinando el nacimiento de nuevas concepciones y formas comerciales. A la vez, las formas comerciales ya existentes tienen que abrir nuevos caminos de competencia intratipos mediante transformaciones organizativas y profundizando en su diferenciación estratégica, para buscar los segmentos de consumidores que tengan mayor potencial de crecimiento.

Anuncios

Grandes Grupos de Distribución

En los últimos años  las grandes empresas de distribución minorista han seguido centrando sus esfuerzos en aumentar sus volúmenes de venta para mantener la rentabilidad. Algunas de ellas figuran ya entre las compañías más grandes del país. Para ello, estos grupos se aprovechan de una serie de ventajas: las economías de escala asociadas a sus redes logísticas y a sus aprovisionamientos a nivel global, el control cada vez mayor de las marcas que venden, la utilización de las nuevas tecnologías, tanto en los procesos de venta como en los de gestión, la identificación precisa de las funciones que generan más valor añadido, y la innovación constante en sus procedimientos de marketing. El resultado de todo lo anterior es el aumento de la concentración empresarial en el sector de la distribución comercial, tanto a nivel nacional como regional y local.

 

La mayoría de los diez principales grupos de distribución centra su actividad comercial en la distribución alimentaria y de productos de gran consumo, salvo El Corte Inglés (distribución generalista), e Inditex (textil). Makro distribuye productos alimentarios y de gran consumo mediante el formato de autoservicio mayorista.

 

El primer lugar de la distribución comercial en España por facturación sigue siendo para el grupo El Corte Inglés . El Corte Inglés, S.A., que es la empresa matriz del grupo, se dedica principalmente a la venta en grandes almacenes, y   sigue representando la mayor parte de la facturación del grupo (el 69,82 por 100) y de los beneficios netos (el 65,79 por 100).

La cadena de hipermercados Hipercor tuvo unas ventas que suponen el 21,01 por 100 de la facturación total del grupo. Los beneficios netos de Hipercor equivalen al 24,88 por 100 de los beneficios netos totales del grupo. Supercor, S.A. tuvo unas ventas del 2,09 por 100 del total de ventas del grupo y sus beneficios supusieron únicamente el 0,27 por 100 del total del grupo El Corte Inglés. Tiendas de Conveniencia, S. A. facturó el 2,00 por 100 del total del grupo y sus beneficios fueron sólo el 0,30 por 100 del total de los beneficios del grupo. El número de empleados en el grupo El Corte Inglés en el se aproximan a las 105.000 personas.