10 cosas que debe tener en cuenta antes de contratar con una Franquicia.

Antes de decidirse por una Marca o Enseña de negocio debe recoger cierta información para saber qué le ofrecen. Es muy importante que seleccione bien su franquicia.

1.- La inversión necesaria.

Debe tener claro a cuánto asciende la inversión y que, por escrito, figure en el contrato para que después no haya “sorpresas”. Tiene que diferenciar los gastos “obligatorios” de los aconsejables. Ver si existe una obligación de publicidad inicial, inventario inicial y saber qué incluye exactamente el Canon de Entrada. Solicite que la franquicia le dé una fecha prevista para que su negocio dé beneficios y calcule el capital de trabajo y efectivo que va a necesitar.

 2.- Los pagos mensuales.

Infórmese de qué canon, royalties, cuotas etc. está obligado a pagar. Que le informen para qué son exactamente, (fondos de publicidad, etc.). Debe estar informado de cuándo se pagarán y en que se aplicarán para evitar sorpresas desagradables.

3.-  La formación previa y la asistencia técnica y logística que le dará la franquicia durante su vigencia.

Es muy importante que estudie la formación que la franquicia le va a proporcionar y si esta formación la imparte la propia franquicia o una empresa externa.  

En cuanto al control por parte de la franquicia pregunte cada cuánto tiempo irá a visitarte un técnico de la Casa Central y cuál será la misión y estrategia que seguirá. Es necesario un control de su negocio para contrastar que se sigan los manuales, procedimientos y marcas de la franquicia.

4.- Área de exclusividad y selección de zonas y territorios.

El área de exclusividad es muy importante. Si va a ofrecer productos diferentes no le conviene que le sitúen un negocio similar en las proximidades del suyo. Haga una proyección de futuro y piense que los negocios evolucionan. Estudie y trate de obtener ventajas en la posible apertura de un segundo establecimiento en el futuro, en caso de que éste se produzca.

5.- Qué tipo de ayuda inicial ofrecen.

Existen distintos tipos de ayudas, subvenciones iníciales, búsqueda de local etc. entérese bien de qué tipo de ayuda le ofrecen, y si tiene algún costo.

6.- Expansión de la Marca

Estudie y valore si la Marca tiene un ambicioso proceso de expansión y como ha sido su crecimiento. Mire cómo ha sido esa expansión y si es sólida.

7.- Proveedores.

Debe conocer previamente cómo se provee la mercancía necesaria para desarrollar su negocio. Quiénes son los proveedores que la sirven y qué seriedad tienen éstos. Cómo tiene previsto la franquicia hacer frente a un posible cambio de proveedores o desabastecimiento de materias. Debe preguntar si existe la posibilidad de trabajar con proveedores locales y libremente elegidos por usted.

8.- Estudio de la relación tiempo/retorno de la inversión que necesitará

Estudie si su disponibilidad de tiempo para dedicarle a la franquicia es el necesario para que el negocio sea rentable, y encaje con el que el franquiciador le exija. Cada negocio es diferente.

 9.- El saldo positivo y negativo de la Marca.

Todas las franquicias cierran alguna vez una sucursal o establecimiento. Si no le dan una información clara es que ocultan algo. Debe saber dos cosas ante este hecho:

1.- Qué acciones ha iniciado la Marca para minimizar los riesgos.

2.- A qué motivos se debe el cierre de negocios. Mire si es por culpa de una mala elección de zona o por una mala selección de franquiciado, o por motivos personales del franquiciado.

10.- Opinión de  los franquiciados de la Marca.

Aunque la opinión de los franquiciados no siempre es fiable, ya que algunos pueden estar molestos por cuestiones particulares, haga un muestreo de los franquiciados de la red y recabe sus opiniones. Contrástelas con la Marca.

Anuncios

¿Que son las Sociedades de Capital-Riesgo?

Son sociedades anónimas dedicadas principalmente a financiar temporal y

minoritariamente a las PYME, invirtiendo en ellas sus recursos propios.

Aportan, además de esta financiación, un valor añadido, en forma de apoyo

gerencial.

Esta participación en las PYME no suele tener duración limitada y puede

incrementar sus recursos mediante ampliaciones de capital.

Los recursos de estas empresas, para el desarrollo de su actividad, proceden

de una serie de inversores que ponen su dinero en manos de ‘operadores

especializados’, que localizan e invierten en pequeñas y medianas empresas,

y posteriormente desinvierten, obteniendo plusvalía o reducción según el

caso.

Se distingue entre:

• Sociedades de Capital-Riesgo, que se caracterizan por invertir sus propios

recursos y por no tener en principio una duración limitada en el tiempo.

• Sociedad Gestora de Fondo de Capital-Riesgo (FCR). Esta no suele

contar con recursos propios para invertir. Su papel se orienta hacia la

captación de recursos de otros inversores que son integrados en el FCR y

con una duración temporal.

El Capital social mínimo para las Sociedades de Capital-Riesgo debe ser al

menos de 1.202.024,20 euros, desembolsado el 50% en el momento de la

constitución y el resto en un plazo máximo de tres años.

En el caso de los Fondos de Capital-Riesgo, el patrimonio mínimo debe ser de

1.652.783,30 euros.

Cómo registrar una Marca

Alguna vez se han preguntado dónde se registra una marca y cuáles son los trámites que hay que hacer para poder registrarla, les vamos a explicar brevemente el proceso. Primero definamos que es una marca. Una marca es todo signo visible que se utiliza para distinguir e individualizar un producto o un servicio de otros de su misma clase o especie. Su función principal es la de servir como elemento de identificación de los diversos productos y servicios que se ofrecen y se prestan en el mercado. 

Para obtener el registro de la marca se debe de llenar el formato que proporciona la oficina española de patentes y marcas,  http://www.oepm.es/

1.- Nombre, nacionalidad y domicilio del solicitante.

2.- El signo distintivo de la marca.

3.- La fecha del primer uso de la marca, que no podrá ser modificada después, o la mención de que no se ha utilizado nunca.

4.- Los productos o servicios a los que aplicará las marcas. Clase NIZA.

Además de la solicitud se deberá anexar el comprobante de pago de las tarifas correspondientes al estudio de la solicitud. Las solicitudes deben de cumplir los siguientes requisitos: 

1.- Estar debidamente firmadas en todos los ejemplares

2.- Acompañarse de los anexos que sean necesarios, que deben ser legibles, mecanografiados o impresos.

3.- Señalar el domicilio para recibir notificaciones en el territorio nacional.

5.- Indicar el número de la solicitud.

6.- Acompañarse del comprobante de pago de la tarifa correspondiente.

7.-  Si la marca es extranjera y tiene documentos en otro idioma hay que traducirlos al español, así como los documentos del representante legal. 

Tipos de Empresas

Atendiendo a las formas que puede tener una empresa, podemos clasificarla
en tres grupos: Empresario individual (persona física), Colectividades sin
personalidad jurídica y Personas jurídicas (sociedades).
EMPRESARIO INDIVIDUAL
Es una persona física que ejerce una actividad económica en nombre propio
asumiendo el control y el riesgo derivado de su actividad.
COLECTIVIDADES SIN PERSONALIDAD JURÍDICA
Comunidad de Bienes.
Sociedad Civil (puede tener personalidad jurídica si los acuerdos son públicos).
PERSONAS JURIDÍCAS: SOCIEDADES
Son asociaciones voluntarias de personas físicas o jurídicas que desarrollan
una actividad económica mediante la aportación de un capital social y cuya
responsabilidad salvo excepciones está asumida por la sociedad. Adquieren
la responsabilidad jurídica cuando se inscriben en el Registro Mercantil.
Tipos de personas jurídicas:
1) Sociedades Mercantiles:
  • Sociedad Colectiva.
  • Sociedad Limitada.
  • Sociedad Anónima.
  • Sociedad Comanditaria:
  • Sociedad Comanditaria simple.
  • Sociedad Comanditaria por acciones.
2) Sociedades Mercantiles Especiales (Se crean con unos fines específicos
en su actividad):
  • Sociedad Cooperativa.
  • Sociedad Laboral (Limitadas y Anónimas).
  • Sociedad de Garantía Recíproca.
  • Sociedad de Capital-Riesgo.
  • Agrupación de Interés Económico.
Entre los distintos tipos de empresas existen diferencias en cuanto a
determinados aspectos que se han de tener en cuenta a la hora de decidir
cual es la forma adecuada para el proyecto empresarial. Las diferencias
fundamentales entre las formas físicas y jurídicas son las siguientes:
Responsabilidad frente a terceros
Una persona física es aquella que asume el riesgo directamente y dirige la
empresa, no existiendo diferencias entre el patrimonio social y el individual;
por lo tanto, la responsabilidad frente a terceros es ilimitada, mientras que en
las sociedades se diferencia entre el patrimonio de la sociedad y el individual
de los socios, y la responsabilidad frente a terceros está sujeta a la aportación
de capital (salvo excepciones referidas a las sociedades colectivas y
comanditarias).
Trámites administrativos
Las sociedades tienen que realizar los trámites oportunos para la adopción de
la personalidad jurídica, mientras que las personas físicas sólo han de realizar
los trámites administrativos correspondientes al ejercicio de la actividad.
Capital mínimo para la constitución
Las personas físicas no necesitan aportar un capital mínimo exigible por la
legislación, mientras que las jurídicas sí, salvo excepciones, como la sociedad
cooperativa, la colectiva y la comanditaria simple.
Tributación de los beneficios
Las personas físicas tributan sus rentas por actividades empresariales en el
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mientras que las
sociedades lo hacen a través del Impuesto sobre Sociedades, siendo su tipo
impositivo general el 35% sobre los beneficios (o 30% para los primeros
120.202 euros en empresas de reducida dimensión). Las cooperativas tributan
a través del Impuesto sobre Sociedades en régimen especial.

Franquicia y Trabajadores Autonomos

“Los Trabajadores Autónomos son auténticos emprendedores que crean riqueza y crean oportunidades de trabajo”

 

El mercado laboral actual está en crisis, no podemos pensar que cuando esta acabe, todo seguirá igual, que no ha pasado nada.

Con el actual desarrollo tecnológico y social tenemos una oportunidad única para salir de esta crisis, pero trabajando de forma distinta, teniendo más capacidad de decisión, que nadie decida por mí, con autonomía para decidir cuál va a ser mi lugar de trabajo, mi formación, mi dedicación. Las empresas tienden a ofrecer trabajo pero no pueden comprometerse a contratar trabajadores por cuenta ajena, hay que aprovechar las oportunidades que genera el mercado, adaptándose y formándose continuamente, con la ayuda de las nuevas tecnologías.

La financiación debe llegar directamente al autónomo/emprendedor y no intentar que los bancos presten dinero a proyectos empresariales en un periodo de excesiva desconfianza, se deben habilitar las formulas para que el autónomo/emprendedor no dependa del criterio restrictivo de las entidades financieras, que por otro lado se han dedicado a especular con los activos de sus depositarios, en lugar de generar riqueza confiando en la viabilidad de los proyectos empresariales.