España cede soberanía bancaria al pedir ayuda, mientras Rajoy se va a ver jugar la selección Española

MADRID (Reuters) – En un intento por reconducir la crisis de deuda, España sucumbió el sábado a las presiones y solicitó formalmente hasta 100.000 millones de euros de fondos europeos para sanear sus bancos a cambio de ceder soberanía nacional sobre el sistema financiero.

“Las condiciones se van a imponer a los bancos, no a la sociedad”, quiso dejar claro en una abarrotada rueda de prensa el ministro de Economía, Luis de Guindos, que asumió en solitario la misión de comunicar la solicitud de ayuda para los bancos.

“Es prematuro todavía sacar todas las conclusiones del discurso pronunciado por De Guindos pero hay que tener mucho cuidado con la letra pequeña de las condiciones que va a imponer la eurozona a España. Es evidente que va a haber una cierta cesión de soberanía”, dijo José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Tras una conferencia telefónica de carácter técnico con responsables de los distintos tesoros europeos y otra de los ministros de finanzas a primera hora de la tarde, España tuvo que desdecirse de las declaraciones de los últimos días y reconocer que ha acordado una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para ayudar a las entidades en apuros.

UNA HORQUILLA MUY AMPLIA

“Es una cantidad máxima en la cual clarísimamente hay un margen de seguridad, se ha establecido una cifra que no puede ser cuestionada por nadie”, dijo Guindos.

El Fondo Monetario Internacional, que asesorará en el proceso de préstamos y ha sido “invitado” por el Eurogrupo a “monitorizar la asistencia y realizar informes regulares”, desveló la víspera que el déficit de capital de la banca española es de al menos 40.000 millones de euros aunque en el sector se da por descontada una cifra sensiblemente superior una vez que finalicen en “los próximos días” el primer informe de las auditorías independientes que encargó el país.

“La horquilla es muy amplia (…) No me extrañaría que la cifra final estuviera entre 60.000 y 80.000 millones de euros”, dijo Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales.

Con el diferencial de la deuda española a diez años frente a su par alemán en máximos históricos cerca de los 500 puntos básicos, Guindos se mostró convencido de las bondades de la petición – aplaudida por la Comisión, Alemania, Estados Unidos y el propio FMI – y llegó a asegurar que “el riesgo soberano quedará al margen del saneamiento del sistema financiero”.

La agencia de calificación de crédito Fitch anunció el jueves una rebaja del rating soberano en tres escalones mencionando entre otras cuestiones las fuertes necesidades de capital de los bancos, que cifró entre 50.000 y 60.000 millones de euros en un escenario base y en 100.000 millones en otro adverso. [ID:nL5E8H79QJ]

“Significa ya el respaldo definitivo del sistema financiero español (…) 100.000 millones de euros es un importe máximo y hay que cubrirse, pero creo que las necesidades estarán entre los 40.000 o 50.000 millones de euros”, dijo Juan Iranzo, vicepresidente del Instituto de Estudios Económicos.

HASTA DIEZ PUNTOS DE DEUDA/PIB

El estatal Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) será el receptor de las ayudas y decidirá el importe y condiciones de inyección para las distintas entidades.

Por esto, el importe de los préstamos engrosará directamente la deuda pública del país. La relación deuda/PIB, única fortaleza relativa de la economía española, aumentaría en casi 10 puntos si se utilizase íntegra la línea de crédito. Para este ejercicio, el Ejecutivo había previsto – sin tener en cuenta las nuevas ayudas – elevar esta ratio al 79,8 por ciento del PIB.

Los intereses de los créditos – que Guindos aseguró que serían “en condiciones mucho más favorables a las de mercado”-, sí sumarán déficit público, para el que el Ejecutivo proyecta todavía una cifra del 5,3 por ciento del PIB para 2012 desde el 8,91 por ciento de 2011.

Con el mecanismo, la fecha y las condiciones aún por determinar, la decisión de España supone un hito en la historia del euro al ser el primer país que esquiva un rescate a cambio de una “ayuda suave” exclusivamente destinada a los bancos.

SOMETIMIENTO

En la práctica, la petición formal de ayuda a Europa someterá a los bancos españoles, fuertemente afectados por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, a una disciplina en la que lucirán sus galones la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

El Ejecutivo español, que en los primeros cinco meses de Gobierno ha atendido a las reclamaciones de sanear su sector financiero con dos reales decretos con los que ha impuesto 84.000 millones de euros de provisiones, se ha visto desbordado por el descrédito en un contexto de crisis de confianza casi irracional.

El ministro no aclaró si los acuerdos para las ayudas incluirán nuevas regulaciones para el conjunto de la banca o solamente para aquellas entidades que requieran ayuda.

Pero, con la nacionalización de Bankia – que desveló un agujero estimado en 23.500 millones de euros- y la fuerte presión ejercida sobre su cartera por parte de los nuevos gestores, se dispararon los temores entre algunos bancos sobre la posibilidad de nuevas exigencias que no distingan entre entidades diversificadas o internacionalizadas y con perfiles de clientes distintos.

De hecho, en la metodología de la auditoría, que el Eurogrupo dijo el sábado que utilizará como referencia, se explica que las necesidades se calcularán teniendo en cuenta además de la cartera inmobiliaria, créditos a PyMES y particulares.

Mientras el ministro de Economía asumía toda la responsabilidad del anuncio señalando que “soy yo el que participa en el Eurogrupo”, el presidente del Gobierno, a quien se ha acusado en repetidas ocasiones de sus escasas apariciones públicas en momentos de máxima tensión, mantenía el sábado a última hora su agenda de asistir el domingo al estreno de la selección española de fútbol en la Eurocopa.

Anuncios

2012 será el año de las franquicias españolas en China

El gigante asiático representa un mercado de 1.340 millones de consumidores, con un PIB de 7 billones de dólares y un crecimiento anual cercano al 10% en los últimos 3 años. Un panorama muy atrayente para cualquier empresa que busque nuevos mercados ante la crisis, máxime si tenemos en cuenta la acuciante situación de la franquicia en España. En 2011 China fue el primer país del mundo en cuanto a exportaciones de bienes, y el segundo en importaciones, lo que supone cerca de 1,9 y más de 1,7 billones de dólares respectivamente. Y si bien España ocupaba el puesto 23º en cuanto a importaciones, con un 1% del total, como suministradores sólo alcanzamos el 40º, un 0,43%. A día de hoy el gigante asiático cuenta con más de 600 empresas españolas, muchas de las cuales llegaron al país en 2010 buscando expandir sus mercados frente a la crisis, de hecho, durante dicho año China recibió más de 1.200 millones de euros en inversiones procedentes de capital español.

Pero estos datos no reflejan la realidad de las compañías en un mercado que se rige por normas muy diferentes a las occidentales. Y es que muchos gigantes empresariales se han tropezado con la Gran Muralla China debido, en parte, por el goloso sueño que representa convertirse de la noche a la mañana en una marca líder para 1.400 millones de personas. Ni Mattel con su Barbie, ni las subastas de EBay ni el todopoderoso Google se han librado de sufrir dolorosos reveses por variados motivos: exceso de confianza, falta de adaptabilidad, choque cultural…

Esto no quiere decir que el éxito no pueda alcanzarse, y precisamente varias cadenas de franquicias paladean las mieles de la victoria, como McDonald’s, con más de 1.000 establecimientos, o las cadenas de Yum, que superan los 3.000. En España el año 2012 se presenta como una gran oportunidad para las franquicias, gracias al acuerdo alcanzado entre una de los principales despachos de consultoría del país, mundoFranquicia Consulting, y Suoyou Limited – GMG, asesoría especializada en la globalización de compañías, que ha prestado asistencia a marcas como Pepsico, Volswagen o Airbus.

En palabras de Beatriz Irún, CEO de Suoyou Limited, “llevamos desde el 2005 implantados en China, contamos con oficinas en Pekin, Shanghai, Guanzhou y Hong Kong y tenemos un equipo mixto multidisciplinar que nos permite asesorar a las empresas que deciden desembarcar en el país, asegurándonos que logran establecerse con éxito y vigilando en todo momento su desarrollo. Es cierto que los datos económicos del país atraen a muchas empresas ávidas de buenos resultados económicos, pero este mercado no es en absoluto sencillo, requiere un esfuerzo constante y una estrategia clara por lo que desde nuestra empresa aportamos la experiencia de mercado para que sea más provechoso el logro de objetivos”.

Es una realidad, que China es un mercado con grandes diferencias culturales, por lo que esta compañía traslada a sus clientes la necesidad de construir un sistema de gestión autónomo que les permita control desde sus matrices sin que exija su presencia física permanente. “Somos los ojos de nuestros clientes en China. Ser capaces de mirar con ojos occidentales pero sabiendo entender los parámetros de consumo y comportamiento chinos ha sido en estos últimos ocho años una de las claves de nuestro éxito y el de nuestros clientes marcando estrategias y aprovechando oportunidades de negocio en un mercado sometido al cambio constante y a rápida velocidad. En pocos años estamos siendo espectadores del paso de país productor a país consumidor. China nos da grandes oportunidades que estamos aprovechando y haciendo que nuestros clientes accedan a ellas: vemos el 2012 como el año de la franquicia”, afirma Beatriz Irún.

NegoConsulter es una empresa especializada en hacer consultoría excelente para todas aquellas organizaciones que ven en la franquicia una fórmula idónea de negocio y crecimiento. A través de su especial atención al cliente y una metodología ampliamente probada en un gran número de proyectos, trabajan para desarrollar empresas de éxito en sus procesos expansivos en franquicia.

Andalucía es la región que paga más impuestos de Europa

El ajuste de 2.500 millones de euros del presupuesto de 2012 aprobado por el Gobierno andaluz para cumplir con el objetivo de déficit recorta complementos salariales de los funcionarios y sube impuestos. La Junta ha realizado un alza de tributos variada, que coloca a los tramos más altos del IRPF a la cabeza de España con Cataluña, y como líder de Europa sólo detrás de Suecia y Bélgica. Pero el resto de incrementos convierten a Andalucía en la región que tiene la fiscalidad más elevada del continente.

El tramo autonómico del IRPF andaluz quedó en el 55% después de la subida estatal. Además, según estaba previsto al principio en los Presupuestos de 2012, ya recogía una subida de tres puntos en el tipo marginal, para las rentas más altas, esto es, para las bases imponibles superiores a 120.000 euros. La nueva modificación de los tramos redunda en un aumento de la presión fiscal hasta alcanzar el tipo marginal del 56% en las rentas más altas que sólo tiene Cataluña. Por su parte, Madrid sigue en el 52%. Suecia tiene un gravamen del 56,6% y muchas más exenciones y servicios en otros ámbitos.

La Junta también sube el impuesto de Patrimonio, el de Actos Jurídicos Documentados (AJD) y el céntimo sanitario, que grava los hidrocarburos. Espera recaudar 350 millones por venta de inmuebles. Esta medida ya la contempló sin éxito en las cuentas de 2011. La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha alertado sobre el peligro que supone fiar las previsiones de ingresos a un impuesto ligado al mercado inmobiliario e, incluso, presupuestarlo por encima de lo recaudado en 2011.

Todos estos incrementos convierten a la región en una de las de mayor presión fiscal de Europa. Cataluña, que no le va a la zaga, ha pospuesto la reactivación del Impuesto sobre Sucesiones que anunció hace unos días a 2013, siempre que la coyuntura no mejore. Y no ha anunciado, de momento, nuevas alzas tributarias.

Así, Andalucía se prevé multiplicar por 1.10 la tarifa actual del Impuesto de Patrimonio, mediante la cual confía en obtener una recaudación de nueve millones. También multiplica por dos el tipo de gravamen autonómico del Impuesto sobre las ventas de minoristas de Hidrocarburos, el conocido como céntimo sanitario que el Gobierno ha adaptado a las exigencias normativas de Bruselas en los Presupuestos del Estado, hasta agotar la banda máxima permitida a las regiones.

Además, Andalucía aumentará del 1,2% al 1,5% el tipo de gravamen general del impuesto sobre AJD. La subida de impuestos se completa con el aumento de la tasa sobre el juego para gravar a las máquinas recreativas.
Expansión.com