Firmado el Código Deontológico de las empresas de consultoría integradas en la AEF.

La Asociación Española de Franquiciadores y las ocho principales consultoras de franquicia integradas en la AEF, Barbadillo Asociados, FDS Group, mundoFranquicia consulting, Erpasa Consulting, T4 Franquicias, Consulta Session, Centro NIFF y Topfranquicias consulting, han suscrito la puesta en marcha del Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia, que marca unas normas éticas y de respeto en cuanto a sus protocolos de actuación, y que refuerza la credibilidad de la franquicia en España.

NOT9cd86764145b4d24La Asociación Española de Franquiciadores (AEF, http://www.franquiciadores.com) y las ocho principales empresas de consultoría que operan en el mercado nacional integradas en la AEF -Barbadillo Asociados, FDS Group, mundoFranquicia consulting, Erpasa Consulting, T4 Franquicias, Consulta Session, Centro NIFF y Topfranquicias consulting– han firmado hoy el Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia, lo que constituye un hecho sin precedentes en el sistema de franquicias español e incluso a nivel mundial.

Los objetivos fundamentales por los que se ha creado este Código Deontológico -cuyo texto ha sido adaptado y autorizado del Código Deontológico de la Asociación Española de Empresas de Consultoría-, se basan en establecer una filosofía de funcionamiento y un lenguaje común entre las consultoras que están asociadas a la AEF, y aquellas que en un futuro soliciten su adhesión. Así, el presente Código pretende definir un conjunto de principios éticos y de conducta, que garanticen una práctica profesional adecuada para las empresas consultoras integradas en la AEF.

El Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia está basado en los principios de transparencia, independencia e integridad, respeto, compromiso, libre competencia, cualificación, creación de valor, confidencialidad, garantías de calidad, e innovación, y amparadas en ellos las empresas consultoras tienen el compromiso ético de servir a la sociedad ofreciendo productos y servicios útiles, en condiciones justas, promoviendo el desarrollo sostenible, la convivencia, la integración social y creando valor de la manera más eficaz posible.

A la hora de valorar esta iniciativa pionera en la franquicia española, Xavier Vallhonrat, Presidente de la AEF, ha manifestado que “la firma de este Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia es una excelente noticia para el sistema de franquicias español y, además, es muy oportuno que sea precisamente ahora cuando las consultoras se doten de este elemento ético, que les da solidez y genera garantía y confianza en su trabajo basado en una profesionalidad bien entendida y que no siempre se ha dado en el mercado de la franquicia”.

Por su parte, la opinión generalizada entre los máximos representantes de las ocho empresas de consultoría que han firmado este Código Deontológico es que “se ha dado un paso muy importante, que transmite una imagen de unidad, confianza, seriedad, transparencia y profesionalidad al mercado. Era necesario refrendar este compromiso formal por parte de todos los que tenemos responsabilidades en el ámbito de la consultoría”.

Asimismo, han asegurado de manera unánime que “este Código es un compromiso formal de actuación dentro de un marco deontológico, y un claro avance para la franquicia española. Sin duda, es una de las iniciativas más importantes que se han realizado nunca en el sistema de franquicias de nuestro país, porque nos une a todos los consultores en torno a unas normas de ética y de compromiso que van a suponer un antes y un después para todos los que creemos y hemos firmado el Código. Además, el hecho de que la AEF lo apoye y respalde decididamente le da mayor fuerza y credibilidad”.

De hecho, la puesta en marcha de este Código Deontológico ya ha recibido el primer reconocimiento por parte del sistema de franquicias. Así, en la pasada edición del Salón FranquiAtlántico, celebrado en Vigo los días 23 y 24 de febrero, se le otorgó el Premio de libre elección del jurado, que hoy ha sido entregado por la propia Directora de la feria, Raquel Robledo, a la AEF y a los representantes de las consultoras que han firmado esta iniciativa.

En definitiva, el Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia ya es una realidad, después del acto de la firma realizada por la AEF y las principales consultoras de referencia en nuestro país, que ahora trabajan de manera conjunta y en la misma dirección, en beneficio del sistema de franquicias

Anuncios

Tipos de Arbitraje

Existen dos tipos de arbitraje: arbitraje en equidad
y arbitraje en derecho.
• El arbitraje en equidad basa su fundamento en el leal
saber y entender del profesional que actúa como árbitro,
ya que aplica la práctica generalizada y universalmente
aceptada del sector en el que se encuadre la disputa
(es el más generalizado).
• El arbitraje en derecho requiere motivar el laudo en
derecho y, por consiguiente, es preceptivo que el árbitro
sea un abogado en ejercicio.

¿Que es el Arbitraje?

Sistema de arbitraje
El arbitraje es un método privado para la solución de
desavenencias en el que las partes interesadas se someten
voluntariamente a la tutela de un tercero de su confianza
-el árbitro- para que les escuche y resuelva definitivamente
sus diferencias de criterio. El arbitraje, por lo tanto, sirve
para resolver disputas entre empresas o entre particulares.
Ventajas del arbitraje
• Simplicidad. La simplicidad es la característica más
emblemática del arbitraje, y es posible gracias a la
dedicación exclusiva del árbitro al asunto que las partes
le hayan encomendado.
• Rapidez. Es posible disponer de un árbitro y fijar una fecha
de audiencia en cuestión de diez días desde la fecha de
inicio del arbitraje. La totalidad del procedimiento arbitral,
desde la iniciación hasta el laudo, concluye en un máximo
de seis meses.
• Flexibilidad. Ambas partes pueden elegir el número
de árbitros, las fechas de audiencia y el lugar donde se
celebrarán las mismas.
• Imparcialidad. La imparcialidad del árbitro constituye la
base fundamental del procedimiento arbitral. Los árbitros
pueden ser recusados por las partes por las mismas
causas que los jueces.
• Fuerza legal. La Ley de Arbitraje (Ley 36/1988, de 5 de
diciembre), confiere al laudo el rango de sentencia judicial
firme. Contra el mismo sólo cabe recurso de revisión.
• Menor coste. El coste del arbitraje resulta menor que el
de la jurisdicción ordinaria. No existe segunda instancia.
¿En qué tipo de conflictos se puede usar el arbitraje?
Las personas naturales o jurídicas, previo convenio, pueden
someter a la decisión de uno o varios árbitros cualquier
cuestión litigiosa, surgida o que pueda surgir, en materias
que sean de la libre disposición de las partes.
La Ley sólo limita las cuestiones que no pueden ser objeto
de arbitraje a las siguientes:
• Cuestiones en las que haya recaído sentencia judicial firme.
• Asuntos sobre los que las partes no tengan poder de
disposición.
• Cuestiones en las que tenga que intervenir el Ministerio
Fiscal.
• Asuntos laborales.