Catar y Emiratos Arabes Unidos oportunidad de negocio

Catar invertirá 3.000 millones en la economía española, de los que 300 se destinarán a recapitalizar bancos. EAU invertirá 150 millones en la recapitalización de las cajas.

Catar y Emiratos Árabes Unidos (EAU) tienen un gran interés en el proceso de recapitalización de las cajas de ahorro españolas.

Emiratos Árabes Unidos (EAU):

En 2.009 los flujos de inversión directa de EAU hacia España superaron los 3.320 millones de euros, gracias a la inversión en CEPSA. En lo que llevamos de año, EAU se ha hecho con otro paquete accionarial que le da el control total sobre la petrolera española CEPSA.

EAU invertirá 150 millones de euros en la recapitalización de las cajas españolas, además de los suculentos contratos por valor de más de 1.400 millones de euros con empresas españolas como Amper o Indra.

Las buenas relaciones bilaterales entre España y EAU  contemplan la doble imposición, las consultas diplomáticas, el transporte aéreo, la asistencia judicial y legal, reuniones periódicas del Comité Económico Conjunto, formación de jueces y abogados, energía renovable e investigación científica.

España apoya la celebración de IRENA en Abu Dhabi, reflejando el liderazgo de EAU en Energía Renovable.

España colaborará en la representación diplomática de EAU en Iberoamérica, acogiendo en sus embajadas a diplomáticos de los Emiratos que no tengan representación directa. España también apoya la presencia de EAU como invitado en el G20.

Catar:

Catar cuenta con importantes fondos soberanos y un alto nivel de recursos financieros.

Catar invertirá 3.000 millones en la economía española, de los que 300 se destinarán a recapitalizar bancos y 2.700 millones se han comprometido, por parte de las autoridades Cataríes, para invertir en empresas españolas de telecomunicaciones y sector energético.

Catar necesita impulsar sus infraestructuras con motivo del desarrollo del Campeonato Mundial de Futbol en 2.022, lo que presenta un gran atractivo para las empresas españolas. El Plan de Infraestructuras contempla la construcción de 12 estadios de futbol, un nuevo aeropuerto, un nuevo puerto y conexiones de ferrocarril; en este último punto Catar esta interesado en la experiencia española en el desarrollo de la alta velocidad (AVE).

Varias empresas españolas cuentan con implantación en territorio Catarí, OHL colabora en la construcción del aeropuerto de Doha y las autoridades Cataríes han mostrado su interés por empresas españolas como ACS, y su participación en la alemana Hochtief.

Anuncios

Eurobonos

¿Solución a la crisis financiera europea?

Cada vez son más los líderes europeos que ven en los eurobonos la solución (o parte de ella) a la crisis financiera, ya que incrementarían la estabilidad y apoyarían el crecimiento, beneficiando a los países más castigados por la crisis financiera, permitiendo acceder a préstamos más baratos y controlando mejor las futuras crisis  en europa.

Entre los partidarios de los eurobonos que se han posicionado claramente a favor se encuentran el primer ministro Luxemburgués, Jean-Claude Juncker, el Ministro de Economía de Italia, Giulio Tremonti, el primer ministro de Grecia, George Papandreou y el ex presidente español, Felipe González, entre otros.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, consideran que los “eurobonos” es una idea interesante pero que debe de madurar antes de exponerla abiertamente.

Pese a las reticencias de Alemania y Francia, la Comisión Europea lanzo el pasado 6 de enero una emisión de eurobonos por valor de 5.000 millones de euros con vencimiento a cinco años. La emisión conto con una demanda tres veces superior a la oferta y se agotó en una hora.

Francia es partidaria de crear un Tesoro Europeo, junto con Alemania y el resto de miembros que respeten el límite del 3% de déficit, que se encargue de la gestión de la deuda de los miembros de la UE.

Alemania sigue sumida en un error conceptual, ya que solo mira el corto plazo y el comportamiento de su deuda soberana.  La economía alemana se basa en las exportaciones y la mayoría de las exportaciones las realiza al resto de la UE. Si retrocedemos en la construcción europea y se debilita el euro, se debilita Alemania a medio y largo plazo.

La emisión de eurobonos es beneficiosa para toda la UE, incluida Alemania; una fuerte emisión de eurobonos sería equiparable a lo que ocurre en EE.UU. con su deuda federal, y que tan buen resultado le está dando.

Confianza de la banca China en la economía española

China está llamada a jugar un papel crucial como potencia inversora internacional debido a  la acumulación de reservas, consecuencia de a su fortaleza exportadora. Según datos de la UNCTAD, China ocupa el número 13 en el ranking de países emisores de flujos de inversión. En los últimos años China ha aumentado sustancialmente su inversión en mercados maduros como español.

Por su parte España presenta indudables atractivos para la inversión china. Es importante destacar su posición estratégica frente a los mercados europeo, norteafricano y latinoamericano, donde existe una fuerte implantación empresarial española y una red de convenios de doble imposición que facilitan los flujos de IED. También existen oportunidades en materia de incentivos, personal cualificado, menores costes que otros países de la UE y grandes oportunidades de mercado en sectores de alto valor añadido.

España cuenta con una economía sólida que ha sabido enfrentar las turbulencias derivadas de la crisis financiera global con un programa de austeridad fiscal y de reformas estructurales que permitirán retomar la senda del crecimiento y de generación de empleo y bienestar.

La apuesta por España de la entidad pone de manifiesto también la importancia del sector financiero español como líder a nivel internacional, con bancos y entidades que operan en todo el mundo en condiciones de competencia con otras entidades.

Además, demuestra que el sistema español es abierto y que acoge a inversores extranjeros para que, en igualdad de condiciones, puedan trabajar en España, generar negocio y contribuir al desarrollo y al crecimiento tanto de España como de su país de origen, en este caso China.

Reforma del Sistema Financiero

La Unión Europea debe desarrollar el acuerdo sobre la estructura de supervisión del sistema financiero.

El Consejo de Supervisores Bancarios ha acordado dilatar en el tiempo las exigencias de capital que garanticen la solvencia de las entidades financieras, lo cual supone un balón de oxígeno para algunas entidades y se traduce en un mayor grado de confianza en los mercados de las bolsas europeas y americanas.

No es ningún secreto que las ayudas públicas a la banca han contribuido al aumento del déficit público a niveles poco deseables y los contribuyentes han soportado a sus espaldas gran parte de los errores cometidos por algunos bancos, por lo que se espera que las nuevas normas de solvencia que se ratifiquen en el G-20 eviten situaciones de crisis financiera como la actual, lo que empezó con la quiebra de Lehman Brothers destapó un agujero enorme en las finanzas norteamericanas y europeas.

Parece que la regulación bancaria internacional ha optado por ser exigente en las dotaciones de capital, pero siendo flexible en el tiempo de cumplimiento, permitiendo de esta forma que no se vea frenada la tan necesaria reactivación económica, asegurando la necesaria financiación para que los proyectos empresariales puedan realizarse con las garantías necesarias, generando empleo y riqueza, y con la suficiente flexibilidad para que cada país pueda adaptarse a la evolución económica.

La privatización de las Cajas

La reforma de las cajas de ahorro era necesaria para profesionalizar los órganos de dirección y dotarlas de mecanismos para incrementar las dotaciones de capital.

La reforma ha sido consensuada por el Gobierno y el principal partido de la oposición,  con el apoyo de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, lo que da una idea de la importancia y necesidad de la reforma. Las fuerzas sindicales muestran su descontento por la privatización de las cajas.

El espíritu de la norma establece varios modelos  o “caminos” a seguir hacia la privatización, fundamentados en un menor peso político de los miembros de sus órganos de gobierno, posibilidad de separar la función social de la función financiera (banco) y establece mecanismos para incrementar el capital acudiendo a los mercados.

No olvidemos que detrás de la quiebra de algunas  cajas se encuentran decisiones políticas, ligadas al mercado del ladrillo que no se hubieran tomado por profesionales del sector.

Las líneas maestras de la nueva regulación  son:

Cuotas Participativas: Con esta fórmula se podrá conseguir más capital acudiendo a los mercados, dotando a las actuales cuotas participativas de derechos políticos, derecho a voto en los órganos de gobierno, cotizando en bolsa y cobrando dividendos, como las acciones; se consideraran capital de máxima calidad, tendrán un límite de emisión del 50 % del patrimonio de caja y desaparece la restricción de que un solo participe no pueda tener más del 5 % del capital de la caja.

Profesionalización: Se avanza en la profesionalización pero se mantiene la influencia política. Los derechos de voto en los consejos de los cargos políticos pasan del 50 % al 40 %. Todos los cargos políticos deben abandonar los consejos de administración y las asambleas en el plazo de tres años, a excepción de los representantes sindicales. Los únicos representantes políticos serán nombrados por las Comunidades Autónomas, pierden sus representantes los Ayuntamientos y Diputaciones.

Modelos de Cajas: Se establecen cuatro modelos de cajas “a la carta”.

Mantenimiento de su condición de caja: Adaptándose a las nuevas cuotas y normas de gobierno corporativo y emitiendo cuotas participativas.

Sistema Institucional de Protección: Se podrán integrar en este sistema conocido como “fusión fría”.

Mantenimiento de su condición de caja, cediendo todo su negocio financiero a un banco: Mantendrá el 50 % de las acciones de la filial y la obra social y la cartera industrial.

Transformarse en fundación, cediendo su negocio a un banco: La caja controlará la obra social y debe tener una participación inferior al 50 %.

La letra pequeña de los productos financieros

La crisis financiera ha puesto de manifiesto el abuso que han cometido algunos bancos y cajas de ahorro, al “colocar” sus productos financieros.

Cuando el cliente se dirige a una sucursal bancaria, para confiarle sus activos financieros, debe tener las ideas claras del producto que quiere contratar, y sobre todo leerse detenidamente todas las clausulas del contrato, de lo contrario quedará expuesto  a que el comercial de turno intente “colocar” el producto financiero que más le interese a la entidad, y no lo que demanda el cliente.

La justicia está resolviendo los conflictos planteados entre clientes y entidades financieras, a la hora de interpretar los contratos suscritos, si bien en algunos casos reconoce que se han cometido abusos por parte de las entidades (llegando en algunos casos a declarar el propio comercial de la entidad financiera que tenía instrucciones de “colocar” el producto financiero sin informar al cliente de las posibles comisiones), en otras sentencias se recoge la obligación del cliente de leerse las clausulas que firma.

El Banco de España exige a las entidades financieras que  la información que debe entregarse al cliente sea  suficientemente clarificadora, no obstante la legislación no es muy concreta en algunos aspectos.

Entre los productos financieros que más denuncias están recibiendo se encuentran los “swap”, un producto muy sofisticado y de alto riesgo que se ha extendido como práctica habitual, pasando de un producto de banca de inversión a un producto de banca minorista, sirve para paliar la subida de interés de los préstamos a interés variable, pero no siempre tiene buen resultado, y empiezan los problemas ya que el cliente no ha sido correctamente informado.

Otros productos financieros son las participaciones preferentes (remuneración fija mensual, pero solo en los casos en los que la entidad tenga beneficios), depósitos mixtos (interés fijo o variable), bonos y obligaciones (renta fija), etc.