Las franquicias españolas siguen creciendo en el exterior.

En la actualidad hay 279 cadenas de nuestro país (8 más que en  2012), operando en 123 naciones (5 más que el año pasado), con un total de 18.688 establecimientos (1.607 más que en 2012).

La Asociación Española de Franquiciadores (AEF, http://www.franquiciadores.com) ha presentado su informe anual “La Franquicia Española en el Mundo 2013″, del cual se desprende como conclusión principal que las enseñas nacionales han incrementado un año más su presencia en mercados exteriores: en este sentido, si en las estadísticas relativas al primer trimestre de 2012 había 271 cadenas operando en distintos países, en estos momentos -con datos cerrados a marzo de 2013- son 279 las marcas que hay repartidas por los cinco continentes, lo que supone un incremento del 3%.

Otro de los datos que aporta el estudio de 2013 es que las enseñas españolas están funcionando en un total de 123 países, mientras que en 2012 lo hacían en 118, por tanto, ahora operan en cinco naciones más que en el año anterior, lo que supone un crecimiento del 4,2%. Además, se observa también un importante aumento en el número de establecimientos operativos, puesto que en el informe de 2012 sumaban 17.081 y en el actual de 2013 esa cifra ha ascendido hasta los 18.688 locales, lo que significa un incremento del 9,4%.

A la hora de interpretar estos datos, Xavier Vallhonrat, Presidente de la AEF, afirma que “se consolida la tendencia de crecimiento de la actividad de las empresas franquiciadoras españolas en mercados internacionales, que ya venía produciéndose en años anteriores”. Además, añade que “nos encontramos con un sistema de franquicias consolidado en el que los empresarios franquiciadores, ante la falta de financiación bancaria, la caída generalizada del consumo y la escasa eficacia de las medidas económicas oficiales con que se encuentran en España, están optando por explotar a fondo la exportación de sus conceptos de negocio”.

Por su parte, Eduardo Abadía, Gerente de la AEF, resalta que “después de tantos años apostando por estar presentes en mercados exteriores, en el plano internacional existe un importante reconocimiento al buen hacer y a la profesionalidad con la que trabajan las marcas nacionales, tal y como quedó demostrado con el premio que se concedió al conjunto de la franquicia española, y que fue recogido por la AEF, en el Salón de Franquicias de París, el más importante del mundo, celebrado el pasado mes de marzo”.

SECTORES ABANDERADOS

Por lo que se refiere a los sectores que lideran la presencia de franquicias españolas en el exterior, la “Moda” continúa siendo el más importante, con un total de 73 cadenas (3 más de las que había en 2012), que suman 7.164 tiendas (1.048 más), repartidas por 113 mercados (8 más respecto al estudio anterior).

A continuación le sigue la actividad dedicada a “Hostelería y Restauración”, con 47 enseñas (1 más que en 2012), instaladas en 53 mercados (3 más que el año anterior), y con un total de 1.444 locales (25 más que en el pasado informe).

En la tercera posición queda el sector de “Belleza y Estética”, con un total de 32 franquicias (3 más que en 2012), que están presentes en 33 países (6 más), con 1.326 establecimientos (390 más que en el estudio anterior).

Además de la importancia de estos tres sectores en cuanto a su implantación internacional, es significativo el dato que ofrece la actividad de “Alimentación”, puesto que en estos momentos hay 7 cadenas operando en 10 países, que suman un total de 4.378 establecimientos, convirtiéndose así -después del sector de la “Moda”- en el segundo que mayor número de locales tiene funcionando en el extranjero.

DESTINOS PRINCIPALES

Otro de los datos que aporta el informe de la AEF son los países en los que mayor presencia tienen las franquicias españolas. En este sentido, Portugal continúa destacando respecto al resto de mercados, al aglutinar el 68.8% del total de las firmas nacionales en el exterior, con 192 marcas. Al país luso le siguen: México, con 78 cadenas; Andorra, con 76; Francia, con 62, e Italia, con 53 enseñas.

A su vez, los cinco primeros países que suman un mayor número de establecimientos operativos de franquicias españolas son: Portugal, con un total de 3.002 puntos de venta; Francia, con 1.792; Turquía, con 1.360; Italia, con 1.137, y Brasil, donde suman 1.093 locales.

Por otro lado, y por continentes, Europa sigue siendo el destino preferido por nuestras enseñas, puesto que se encuentran repartidas por 46 mercados, con un total de 11.245 establecimientos (1 país más y 640 establecimientos más que en el informe de 2012): Portugal, Andorra, Francia, Italia y Reino Unido son, por este orden, los cinco principales países europeos receptores de conceptos españoles.

El segundo continente en el que hay más franquicias españolas es el americano, donde hoy en día tienen presencia en 28 países, con 4.908 puntos de venta en funcionamiento, lo que significa 3 mercados más y 652 establecimientos más que en 2012. Las principales naciones americanas receptoras de enseñas de nuestro país son: México, con 78 empresas; Venezuela, con 36; Colombia y República Dominicana, con 31; y Guatemala y Panamá, con 30 firmas.

Por lo que respecta al continente asiático, las enseñas franquiciadoras españolas operan en 30 países (20 de Asia y 10 de la zona de Oriente Medio), sumando un total de 2.292 locales (1.554 en Asia y 738 en Oriente Medio) –272 más que en 2012–. Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, ambas naciones con 33 marcas, son los mercados asiáticos donde existe un mayor número de franquicias nacionales, seguidos por China, con 28 cadenas; Kuwait, con 26, y Qatar, con 25 marcas.

En el caso del continente africano, las franquicias españolas están presentes en 17 países, con 216 establecimientos (1 país más y 43 establecimientos más que en el informe de 2012): Marruecos, con 42 cadenas; Egipto, con 16; Sudáfrica y Túnez, con 5, y Angola y Costa de Marfil, con 4 marcas, son los países africanos con mayor presencia de nuestras enseñas.

Y por último, en Oceanía la implantación de la franquicia española se limita a tan solo dos países: Australia, con 7 enseñas y 18 establecimientos, y Nueva Zelanda, con 2 cadenas y 9 locales.

COMUNIDADES AUTÓNOMAS EXPORTADORAS

Finalmente, el informe “La Franquicia Española en el Mundo 2013” refleja también la ubicación de las centrales franquiciadoras exportadoras por Comunidades Autónomas. A este respecto, Madrid es la región con un mayor número de enseñas que apuestan por implantarse en el extranjero, con un total de 96 marcas de las 286 que hay registradas en esta Comunidad. Le siguen Cataluña, con 90 (de un total de 275 centrales); Andalucía, con 26 (de un total de 104 matrices), y la Comunidad Valenciana, con 25 (de un total de 119 centrales establecidas en esta región).

Anuncios

Garantia de Unidad de Mercado

El anteproyecto de Ley simplifica los trámites para el establecimiento de unidades franquiciadas.

 

El Consejo de Ministros, a propuesta de los Ministerios de Economía y Competitividad y Hacienda y Administraciones Públicas, ha dado luz verde al Anteproyecto de Ley de Garantía de la Unidad de Mercado, dirigido a asegurar la libre circulación de bienes y servicios por todo el territorio nacional. La ley está inspirada en el principio de licencia única y legislación de origen, que ya funcionan en el Mercado Único Europeo. De esta forma, cualquier producto o servicio producido al amparo de cualquier normativa autonómica podrá ser ofertado en todo el territorio nacional sin necesidad de trámite adicional.
Una vez se apruebe, los productores tendrán que pedir una sola licencia, en una Comunidad Autónoma, y podrán comercializar sus productos en todo el país. Los prestadores de servicios tendrán también que pedir una única licencia de actividad y tendrán que atender, al igual que ocurre en Europa, a los requisitos de destino para ejercer esa actividad.
El establecimiento de este principio de licencia única elimina en la práctica el coste de tener que someterse hasta a 17 regulaciones distintas para operar en España.
Impacto económico
El departamento de Análisis Macroeconómico del Ministerio de Economía y Competitividad estima que la aprobación de esta ley va a suponer un aumento total del PIB del 1,52% en un periodo de diez años. El aumento sería aproximadamente del 0,15% PIB anual los primeros diez años, en torno a 1.500 millones de euros cada año.
La sobreabundancia normativa supone un claro desincentivo a la inversión extranjera, aumenta la inseguridad jurídica e impide a las empresas beneficiarse de las economías de escala, lo que perjudica la competitividad de nuestra economía y se traduce en destrucción de empleo.
La ley atiende a una reclamación generalizada de los operadores económicos, de las patronales empresariales y de los inversores, tanto nacionales como extranjeros. Son numerosos los organismos que han destacado la necesidad de introducir una mayor simplificación administrativa en España. El Consejo Europeo, en sus Recomendaciones a España en el procedimiento del Semestre Europeo, establecía la necesidad de “eliminar los múltiples obstáculos al ejercicio de la actividad resultantes de la existencia de normas múltiples y superpuestas establecidas por los distintos niveles de Gobierno”.
La medida, que está incluida en el Plan Nacional de Reformas, permitirá a España mejorar en los rankings internacionales de competitividad.
Cooperación administrativa
Esta ley está basada en la confianza y el reconocimiento mutuo y en la responsabilidad de todas las administraciones. Se basa en la colaboración ex ante y ex post para el control y la supervisión.
En concreto se regulan mecanismos de cooperación entre Administraciones Públicas para la elaboración de proyectos normativos con objeto de preservar la coherencia de los mismos. Las memorias de impacto normativo de leyes nuevas de todas las administraciones tendrán en consideración su impacto en la unidad de mercado.
Se establece un procedimiento de intercambio de información especial y abreviado entre administraciones y entre autoridades de origen y destino para el ejercicio de las funciones de supervisión. Asimismo, se establece la integración de una base de datos común de los diferentes registros sectoriales de AA.PP.
Las conferencias sectoriales van a servir de instrumentos para impulsar la buena regulación y solucionar problemas de unidad de mercado que afecten a ciudadanos, empresarios y profesionales.
Además, se crea el Consejo para la Unidad de Mercado, un órgano de cooperación administrativa para velar por el cumplimiento de la ley. El Consejo estará presidido por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas y contará con la participación de los consejeros del ramo de las Comunidades Autónomas. También formarán parte del Consejo la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa -que ocupará la Secretaría-, la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas y la Subsecretaría de Presidencia.
El Consejo tendrá las funciones racionalizar la normativa e impulsar cambios para la eliminación de obstáculos a la unidad de mercado. También hará seguimiento de los mecanismos de cooperación y en particular velará por la efectiva integración de los registros sectoriales. Coordinará igualmente la actividad desarrollada por las conferencias sectoriales en materia de unidad de mercado. La Secretaría del Consejo, entre otras funciones, elaborará un informe semestral de análisis y evaluación de la situación regulatoria del mercado.
Solución ágil y económica a conflictos
Este Anteproyecto habilita por primera vez a los operadores a acudir a la futura Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en caso de que entiendan que actos o sanciones de las Administraciones Públicas vulneran la unidad de mercado y por tanto obstaculizan la libre circulación de sus productos o servicios.
La CNMC deberá decidir en un plazo de cinco días sobre la procedencia de la solicitud. Si la admite a trámite, el organismo interpondrá recurso ante autoridad judicial, lo que podrá significar la suspensión automática del acto recurrido. De esta forma se evitan los costes de tiempo y dinero que suponen a las empresas y profesionales esperar a una resolución judicial para ejercer sus actividades económicas.
Por otro lado, para garantizar la igualdad de condiciones de las empresas y profesionales en todo el territorio nacional, esta ley incluye el principio de no discriminación. Esto evita, por ejemplo, que sea requisito necesario para dar una autorización a una empresa que los empleados de una ésta hayan recibido cursos de formación en esa CC.AA.

Catar y Emiratos Arabes Unidos oportunidad de negocio

Catar invertirá 3.000 millones en la economía española, de los que 300 se destinarán a recapitalizar bancos. EAU invertirá 150 millones en la recapitalización de las cajas.

Catar y Emiratos Árabes Unidos (EAU) tienen un gran interés en el proceso de recapitalización de las cajas de ahorro españolas.

Emiratos Árabes Unidos (EAU):

En 2.009 los flujos de inversión directa de EAU hacia España superaron los 3.320 millones de euros, gracias a la inversión en CEPSA. En lo que llevamos de año, EAU se ha hecho con otro paquete accionarial que le da el control total sobre la petrolera española CEPSA.

EAU invertirá 150 millones de euros en la recapitalización de las cajas españolas, además de los suculentos contratos por valor de más de 1.400 millones de euros con empresas españolas como Amper o Indra.

Las buenas relaciones bilaterales entre España y EAU  contemplan la doble imposición, las consultas diplomáticas, el transporte aéreo, la asistencia judicial y legal, reuniones periódicas del Comité Económico Conjunto, formación de jueces y abogados, energía renovable e investigación científica.

España apoya la celebración de IRENA en Abu Dhabi, reflejando el liderazgo de EAU en Energía Renovable.

España colaborará en la representación diplomática de EAU en Iberoamérica, acogiendo en sus embajadas a diplomáticos de los Emiratos que no tengan representación directa. España también apoya la presencia de EAU como invitado en el G20.

Catar:

Catar cuenta con importantes fondos soberanos y un alto nivel de recursos financieros.

Catar invertirá 3.000 millones en la economía española, de los que 300 se destinarán a recapitalizar bancos y 2.700 millones se han comprometido, por parte de las autoridades Cataríes, para invertir en empresas españolas de telecomunicaciones y sector energético.

Catar necesita impulsar sus infraestructuras con motivo del desarrollo del Campeonato Mundial de Futbol en 2.022, lo que presenta un gran atractivo para las empresas españolas. El Plan de Infraestructuras contempla la construcción de 12 estadios de futbol, un nuevo aeropuerto, un nuevo puerto y conexiones de ferrocarril; en este último punto Catar esta interesado en la experiencia española en el desarrollo de la alta velocidad (AVE).

Varias empresas españolas cuentan con implantación en territorio Catarí, OHL colabora en la construcción del aeropuerto de Doha y las autoridades Cataríes han mostrado su interés por empresas españolas como ACS, y su participación en la alemana Hochtief.

Paises BRIC (Brasil, Rusia, India y China)

Los paises BRIC (Brasil, Rusia, India y China) tiran de la economía mundial.

El fuerte aumento de consumo de estos países emergentes beneficia a las exportaciones Españolas.

La expansión de la economía brasileña genera opciones de negocio con un potencial que debe ser tenido en cuenta por las centrales de franquicias. La economía brasileña se está transformando a una velocidad de vértigo, posicionándose como referente en América del Sur.

La crisis no parece afectar a todos por igual y un caso claro lo tenemos en Brasil, economía que no para de crecer, trimestre a trimestre, a esto debemos añadir dos datos muy importantes con gran relevancia económica y proyección internacional.

Por otro lado La expansión de la economía china crea nuevos nichos de negocio. El oportuno giro de la economía china hacia el capitalismo en 1.978 esta dando sus frutos, y distintas previsiones creen posible que china supere a la primera economía mundial (EE.UU.) en el periodo 2020-2030. Actualmente China esta considerada la segunda potencia económica, por delante de Alemania y Japón en P.I.B, aunque lejos todavía en renta per capita. Las autoridades chinas se apresuran a matizar que su economía esta en desarrollo, para tranquilizar a las economías occidentales y evitar implicarse en acciones de control medioambiental. Si bien es cierto que la importancia económica y política de china a nivel internacional es cada vez mayor, y su opinión tiene más fuerza en los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Un mercado, el chino, que supone todo un reto en la política de expansión de cualquier franquicia con capacidad de penetrar en una economía en vías de desarrollo.

India y Rusia se encuentran en la misma dinámica que Brasil y China, y la cada vez más amplia, clase media y alta se decanta por el consumo de bienes de lujo, automóviles, viajes, etc.

España tiene un gran potencial exportador entre los paises BRIC y fundamentalmente en los paises de América del Sur (algo más lentos en la recuperación).

Confianza de la banca China en la economía española

China está llamada a jugar un papel crucial como potencia inversora internacional debido a  la acumulación de reservas, consecuencia de a su fortaleza exportadora. Según datos de la UNCTAD, China ocupa el número 13 en el ranking de países emisores de flujos de inversión. En los últimos años China ha aumentado sustancialmente su inversión en mercados maduros como español.

Por su parte España presenta indudables atractivos para la inversión china. Es importante destacar su posición estratégica frente a los mercados europeo, norteafricano y latinoamericano, donde existe una fuerte implantación empresarial española y una red de convenios de doble imposición que facilitan los flujos de IED. También existen oportunidades en materia de incentivos, personal cualificado, menores costes que otros países de la UE y grandes oportunidades de mercado en sectores de alto valor añadido.

España cuenta con una economía sólida que ha sabido enfrentar las turbulencias derivadas de la crisis financiera global con un programa de austeridad fiscal y de reformas estructurales que permitirán retomar la senda del crecimiento y de generación de empleo y bienestar.

La apuesta por España de la entidad pone de manifiesto también la importancia del sector financiero español como líder a nivel internacional, con bancos y entidades que operan en todo el mundo en condiciones de competencia con otras entidades.

Además, demuestra que el sistema español es abierto y que acoge a inversores extranjeros para que, en igualdad de condiciones, puedan trabajar en España, generar negocio y contribuir al desarrollo y al crecimiento tanto de España como de su país de origen, en este caso China.

EL DILEMA DE LOS INVOLUCRADOS

La lógica del alcance, la afiliación y la riqueza de la información presenta un dilema organizacional profundo para los fabricantes y los comerciantes involucrados. Tienen que reconocer que su cadena de valor ha sido reorganizada. Algunos aspectos de la navegación ya no son simplemente funciones sino que ahora son negocios. Y si los involucrados deciden competir en alguno de esos negocios emergentes deben hacerlo construyendo bases firmes de alcance, afiliación y riqueza y redefiniendo la estrategia a medida que el negocio evoluciona en áreas muy lejanas de las que originalmente se habían definido. Esto lo pueden lograr si descomponen mentalmente su propio negocio en sus componentes, si entienden la evolución de los nuevos modelos de negocio desde el punto de vista de observadores externos y liberan a los gerentes de estos nuevos negocios del hecho de rendir pleitesía a los viejos esquemas. Es de esperar que los nuevos negocios compitan abiertamente con lo viejos, que tengan que adquirir o establecer alianzas con competidores tradicionales y que tengan que arriesgarse a incurrir en errores costosos. Cada aspecto de la organización, de los incentivos y del estilo de operación tiene que cambiar.

Este es un reto enorme para una organización establecida. Sus competencias, procedimientos y estructuras de poder están en peligro de convertirse en obsoletas. La única respuesta que muchos involucrados han encontrado es separar los nuevos negocios lo más posible de la organización establecida. Si la meta es competir en alcance o afiliación, esta es quizás la única respuesta. Pero hay que admitir que en el área de la riqueza de información los proveedores tradicionales tienen una gran ventaja. ¿Cómo puede una empresa tradicional desarrollar la autonomía, motivación y frescura de una recién fundada empresa Internet y simultáneamente explotar su riqueza de información tanto de clientes como de productos? Esto puede requerir decisiones drásticas y reinvenciones del calibre de la realizada por Schwab cuando redujo a la mitad sus comisiones, cambió su definición de negocio hacia la navegación y comenzó a vender productos de la competencia. Pero Schwab, al igual que Ford o Sony, tienen una tradición de saber reinventarse a sí mismos con frecuencia. Para muchas empresas tradicionales, su primer intento de reinventarse a sí mismas puede ser su último.

Distribución Comercial

La distribución comercial española ha experimentando cambios, que se enmarcan dentro del proceso de reestructuración iniciado hace veinte años. Esta evolución ha hecho que se pase del predominio de un comercio tradicional a un esquema multiformato moderno y homologable al del resto de los países de Europa.

 

La fortaleza de la demanda interna y del consumo en nuestro país ha generado una coyuntura favorable para las empresas comerciales, con especial incidencia en  la gran distribución. Por ello, continúa el proceso de concentración en la distribución comercial, en los últimos años por operaciones de crecimiento interno más que por fusiones empresariales.

 

En España existe una gran densidad comercial, propia de los países mediterráneos, y las empresas del sector están sometidas a una intensa competencia, especialmente en los grandes núcleos urbanos. La necesidad de adaptarse a los cambios en la demanda y la aparición continua de innovaciones tecnológicas sigue determinando el nacimiento de nuevas concepciones y formas comerciales. A la vez, las formas comerciales ya existentes tienen que abrir nuevos caminos de competencia intratipos mediante transformaciones organizativas y profundizando en su diferenciación estratégica, para buscar los segmentos de consumidores que tengan mayor potencial de crecimiento.