Firmado el Código Deontológico de las empresas de consultoría integradas en la AEF.

La Asociación Española de Franquiciadores y las ocho principales consultoras de franquicia integradas en la AEF, Barbadillo Asociados, FDS Group, mundoFranquicia consulting, Erpasa Consulting, T4 Franquicias, Consulta Session, Centro NIFF y Topfranquicias consulting, han suscrito la puesta en marcha del Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia, que marca unas normas éticas y de respeto en cuanto a sus protocolos de actuación, y que refuerza la credibilidad de la franquicia en España.

NOT9cd86764145b4d24La Asociación Española de Franquiciadores (AEF, http://www.franquiciadores.com) y las ocho principales empresas de consultoría que operan en el mercado nacional integradas en la AEF -Barbadillo Asociados, FDS Group, mundoFranquicia consulting, Erpasa Consulting, T4 Franquicias, Consulta Session, Centro NIFF y Topfranquicias consulting– han firmado hoy el Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia, lo que constituye un hecho sin precedentes en el sistema de franquicias español e incluso a nivel mundial.

Los objetivos fundamentales por los que se ha creado este Código Deontológico -cuyo texto ha sido adaptado y autorizado del Código Deontológico de la Asociación Española de Empresas de Consultoría-, se basan en establecer una filosofía de funcionamiento y un lenguaje común entre las consultoras que están asociadas a la AEF, y aquellas que en un futuro soliciten su adhesión. Así, el presente Código pretende definir un conjunto de principios éticos y de conducta, que garanticen una práctica profesional adecuada para las empresas consultoras integradas en la AEF.

El Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia está basado en los principios de transparencia, independencia e integridad, respeto, compromiso, libre competencia, cualificación, creación de valor, confidencialidad, garantías de calidad, e innovación, y amparadas en ellos las empresas consultoras tienen el compromiso ético de servir a la sociedad ofreciendo productos y servicios útiles, en condiciones justas, promoviendo el desarrollo sostenible, la convivencia, la integración social y creando valor de la manera más eficaz posible.

A la hora de valorar esta iniciativa pionera en la franquicia española, Xavier Vallhonrat, Presidente de la AEF, ha manifestado que “la firma de este Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia es una excelente noticia para el sistema de franquicias español y, además, es muy oportuno que sea precisamente ahora cuando las consultoras se doten de este elemento ético, que les da solidez y genera garantía y confianza en su trabajo basado en una profesionalidad bien entendida y que no siempre se ha dado en el mercado de la franquicia”.

Por su parte, la opinión generalizada entre los máximos representantes de las ocho empresas de consultoría que han firmado este Código Deontológico es que “se ha dado un paso muy importante, que transmite una imagen de unidad, confianza, seriedad, transparencia y profesionalidad al mercado. Era necesario refrendar este compromiso formal por parte de todos los que tenemos responsabilidades en el ámbito de la consultoría”.

Asimismo, han asegurado de manera unánime que “este Código es un compromiso formal de actuación dentro de un marco deontológico, y un claro avance para la franquicia española. Sin duda, es una de las iniciativas más importantes que se han realizado nunca en el sistema de franquicias de nuestro país, porque nos une a todos los consultores en torno a unas normas de ética y de compromiso que van a suponer un antes y un después para todos los que creemos y hemos firmado el Código. Además, el hecho de que la AEF lo apoye y respalde decididamente le da mayor fuerza y credibilidad”.

De hecho, la puesta en marcha de este Código Deontológico ya ha recibido el primer reconocimiento por parte del sistema de franquicias. Así, en la pasada edición del Salón FranquiAtlántico, celebrado en Vigo los días 23 y 24 de febrero, se le otorgó el Premio de libre elección del jurado, que hoy ha sido entregado por la propia Directora de la feria, Raquel Robledo, a la AEF y a los representantes de las consultoras que han firmado esta iniciativa.

En definitiva, el Código Deontológico de las Empresas Consultoras de Franquicia ya es una realidad, después del acto de la firma realizada por la AEF y las principales consultoras de referencia en nuestro país, que ahora trabajan de manera conjunta y en la misma dirección, en beneficio del sistema de franquicias

Anuncios

¿Que es el posicionamiento estratégico?

La cantidad de actividades involucradas en el diseño, producción, venta y distribución de un producto o servicio, son elementos vitales para la generación de la ventaja competitiva. Entonces, la efectividad operacional significa ejecutarlas mejor que los demás – depende así, de su oportunidad, de su dependencia de pocos procesos, con un margen mínimo de defectos – para lograr la superioridad frente a la competencia.

Las compañías no pueden ignorar las ventajas de la efectividad operacional, como las firmas japonesas que demostraron en los 70 y 80 con sus prácticas innovadoras en la administración de la calidad total y el mejoramiento continuo.

Pero desde un punto de vista competitivo, el problema de la efectividad operacional es que la mejor práctica es fácilmente imitada. Como todos los competidores en la industria las adoptan, así la frontera de la productividad es el máximo valor que una compañía puede obtener de la reducción de sus costos, dada por la mejor tecnología disponible, las habilidades y las técnicas de dirección – esto obliga a ser sobresaliente en la reducción de costos y a agregar un mayor valor por la innovación al mismo tiempo.

Tal nivel de competencia produce un nivel de evolución en su efectividad operacional, pero esta mejora relativa no es la diferencia. La homologación de los procesos frente a su efectividad, gracias a la actitud de colaboración entre las compañías, logra una mayor convergencia competitiva.

El propósito del posicionamiento estratégico es lograr la ventaja competitiva a través de mantener lo que diferencia de una compañía de otra. Esto es, emular diferentes actividades de la competencia o ejecutar actividades similares de manera diferente.

Se describen tres principios claves que se deben observar en el posicionamiento estratégico, son:

1 – La estrategia radica en la creación de una posición única y de valor, que involucra la gestión de un conjunto de actividades significativas. La posición estratégica emerge de tres fuentes distintas:

Satisfacer pocas necesidades a una gran cantidad de clientes.

Satisfacer una amplia gama de necesidades a unos pocos clientes.

Satisfacer una amplia gama de necesidades a muchos clientes en un nicho del mercado.

2 – La estrategia necesita de buen juicio para competir, es decir, diferenciar lo que no se debe hacer. Algunas actividades son incompatibles; así, la meta de un área puede ser realizada solo a expensas de otra.

3 – La estrategia está inmersa en los procesos de la compañía. Esta sintonía se obtiene a través de la interacción de los procesos y la consolidación de unos con otros.

Ajustar la gestión de la ventaja competitiva y mantenerla: cuando los procesos mutuamente buscan su sinergia en su interacción unos con otros, conlleva a que la competencia no logre con facilidad imitarlos.

Los empleados necesitan el liderazgo sobre cómo interiorizar la estrategia de posicionamiento. Este trabajo de análisis el cual identifica un grupo objetivo de clientes y sus necesidades de servicio necesita de la disciplina, de la habilidad de establecer límites y de una comunicación transparente. Así claramente, la estrategia y el liderazgo están íntimamente relacionados.