Cómo registrar una Marca

Alguna vez se han preguntado dónde se registra una marca y cuáles son los trámites que hay que hacer para poder registrarla, les vamos a explicar brevemente el proceso. Primero definamos que es una marca. Una marca es todo signo visible que se utiliza para distinguir e individualizar un producto o un servicio de otros de su misma clase o especie. Su función principal es la de servir como elemento de identificación de los diversos productos y servicios que se ofrecen y se prestan en el mercado. 

Para obtener el registro de la marca se debe de llenar el formato que proporciona la oficina española de patentes y marcas,  http://www.oepm.es/

1.- Nombre, nacionalidad y domicilio del solicitante.

2.- El signo distintivo de la marca.

3.- La fecha del primer uso de la marca, que no podrá ser modificada después, o la mención de que no se ha utilizado nunca.

4.- Los productos o servicios a los que aplicará las marcas. Clase NIZA.

Además de la solicitud se deberá anexar el comprobante de pago de las tarifas correspondientes al estudio de la solicitud. Las solicitudes deben de cumplir los siguientes requisitos: 

1.- Estar debidamente firmadas en todos los ejemplares

2.- Acompañarse de los anexos que sean necesarios, que deben ser legibles, mecanografiados o impresos.

3.- Señalar el domicilio para recibir notificaciones en el territorio nacional.

5.- Indicar el número de la solicitud.

6.- Acompañarse del comprobante de pago de la tarifa correspondiente.

7.-  Si la marca es extranjera y tiene documentos en otro idioma hay que traducirlos al español, así como los documentos del representante legal. 

Anuncios

Las franquicias que solo sobreviven

Dentro de las marcas de franquicias existen unos que tienen éxito y otras que sobreviven.

La diferencia estriba en su, por llamarlo de alguna forma “apalancamiento”, y que explica el hecho de que tras varios años algunas marcas solo tengan 10 o 20 unidades.

El intento de autoabastecimiento de la marca principal a través de la red de franquicias para sufragar sus gastos operativos y el coste de mantenimiento de la propia red les impide innovar y gestionar bien su propia red.

Algunas franquicias caen en el error de no invertir en su propio desarrollo y pretender que la marca se expanda por sí sola.

Como consecuencia de esta política las aperturas de nuevas unidades cada vez son menores.

Esta tendencia de escases de unidades y por lo tanto de recursos hace que el fin fundamental de la Central de la Marca que es dar servicios a sus franquiciados se resienta y que su “estar” en el mercado se limite solo a eso, estar.

Como consecuencia de esa escasez de recursos el servicio a los franquiciados se deteriora y la marca no es capaz de expandirse.

Si además la enseña tiene carácter familiar no permitirá que se aporte capital externo por miedo a perder el control de esta y  nos encontramos en un circulo cerrado del que es muy difícil salir.

En este círculo se encuentra el franquiciado que ve como sus expectativas no se han cumplido.

¿Qué es la Propiedad Industrial?

Se entiende por Propiedad Industrial un conjunto de derechos exclusivos que protegen tanto la actividad innovadora manifestada en nuevos productos, nuevos procedimientos o nuevos diseños, como la actividad mercantil, mediante la identificación en exclusiva de productos y servicios ofrecidos en el mercado.