La privatización de las Cajas

La reforma de las cajas de ahorro era necesaria para profesionalizar los órganos de dirección y dotarlas de mecanismos para incrementar las dotaciones de capital.

La reforma ha sido consensuada por el Gobierno y el principal partido de la oposición,  con el apoyo de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, lo que da una idea de la importancia y necesidad de la reforma. Las fuerzas sindicales muestran su descontento por la privatización de las cajas.

El espíritu de la norma establece varios modelos  o “caminos” a seguir hacia la privatización, fundamentados en un menor peso político de los miembros de sus órganos de gobierno, posibilidad de separar la función social de la función financiera (banco) y establece mecanismos para incrementar el capital acudiendo a los mercados.

No olvidemos que detrás de la quiebra de algunas  cajas se encuentran decisiones políticas, ligadas al mercado del ladrillo que no se hubieran tomado por profesionales del sector.

Las líneas maestras de la nueva regulación  son:

Cuotas Participativas: Con esta fórmula se podrá conseguir más capital acudiendo a los mercados, dotando a las actuales cuotas participativas de derechos políticos, derecho a voto en los órganos de gobierno, cotizando en bolsa y cobrando dividendos, como las acciones; se consideraran capital de máxima calidad, tendrán un límite de emisión del 50 % del patrimonio de caja y desaparece la restricción de que un solo participe no pueda tener más del 5 % del capital de la caja.

Profesionalización: Se avanza en la profesionalización pero se mantiene la influencia política. Los derechos de voto en los consejos de los cargos políticos pasan del 50 % al 40 %. Todos los cargos políticos deben abandonar los consejos de administración y las asambleas en el plazo de tres años, a excepción de los representantes sindicales. Los únicos representantes políticos serán nombrados por las Comunidades Autónomas, pierden sus representantes los Ayuntamientos y Diputaciones.

Modelos de Cajas: Se establecen cuatro modelos de cajas “a la carta”.

Mantenimiento de su condición de caja: Adaptándose a las nuevas cuotas y normas de gobierno corporativo y emitiendo cuotas participativas.

Sistema Institucional de Protección: Se podrán integrar en este sistema conocido como “fusión fría”.

Mantenimiento de su condición de caja, cediendo todo su negocio financiero a un banco: Mantendrá el 50 % de las acciones de la filial y la obra social y la cartera industrial.

Transformarse en fundación, cediendo su negocio a un banco: La caja controlará la obra social y debe tener una participación inferior al 50 %.

Anuncios

La marca “España” puede reactivar la economía

El triunfo de la Selección Española de Futbol en el mundial es una oportunidad que debemos aprovechar para vender la marca “España” en el exterior.

Es prematuro aventurar la repercusión económica que tendrá el triunfo de la selección en el mundial de Suráfrica, aunque algunos analistas han fijado una horquilla de crecimiento de 0.25 a 0.50 puntos del P.I.B., si bien es cierto que hemos ganado reconocimiento internacional y la imagen de españa en el exterior se asocia a valores positivos, en contraposición a muchos estereotipos negativos y a los últimos altibajos económicos.

El Gobierno español ha iniciado una campaña publicitaria en los mercados asiáticos (mercados emergentes que tienen un especial interés por el futbol) y en el “Financial Times” (que tan duramente ha tratado a la economía española) para poner en valor los productos y servicios españoles.

El sector Turístico puede ser el primero en beneficiarse de la “marea roja”, ya que muchos extranjeros no tienen decidido su destino de vacaciones y la imagen de españa está presente en sus pensamientos, y de todos los mercados el asiático se presenta con un gran potencial.

Al Gobierno le ha salido bien su apuesta de patrocinar a la selección, ya que es la primera vez que se patrocina a una selección, en este caso a través del Ministerio de Industria y Energía por medio de Turespaña y del Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) .

De momento los únicos datos económicos que se pueden confirmar son los ingresos que percibirá la Real Federación Española de Futbol, por ganar el mundial, aproximadamente 25 millones de euros, de los que la mitad irán para abonar las primas a jugadores (600.000 euros para cada jugador).

LA SUBIDA DEL IVA

Desde el 1 de julio tenemos cuatro tipos de IVA, el general del 18%, el reducido del 8%, el superreducido del 4%, y exento de IVA.

Los productos exentos de IVA, son entre otros los servicios educativos, servicios médicos, alquiler de vivienda y viajes al extranjero.

El tipo superreducido del 4 % no sufre incremento y se mantiene para los productos de alimentación básica como la leche, el pan, huevos, también para los medicamentos, las viviendas de protección oficial, material escolar y prensa, y se incluyen como novedad los servicios a la dependencia.

El reducido del 8 % (antes el 7%), se aplica a la vivienda nueva, transporte, alimentos elaborados, gafas, lentillas y dentistas, entre otros.

El general pasa del 16 % al 18 %  e incluye todos los conceptos no incluidos en los tipos anteriores,  como los coches, electrodomésticos, la electricidad, los carburantes, el tabaco, ropa, calzado, etc.

Los principales productos que se benefician de una bajada son los servicios de ayuda a la dependencia que pasan a tributar al 4 % y los gastos de rehabilitación de vivienda que se acogen al 8 %.

La mayoría de los grandes grupos y comercios minoristas asumirán la subida del IVA en sus márgenes de beneficio, por lo que no la trasladaran al consumidor.

El sistema de franquicias, como es habitual, ha sido de los primeros en reaccionar, anunciando la mayoría de sus enseñas que asumirán la totalidad o parte de la subida del IVA que deben repercutir en los consumidores finales.

Las previsiones del Gobierno son recaudar 5.150 millones en un año, con una medida que ya ha sido tomada por 11 países europeos (España, Portugal, Reino Unido, Finlandia,  Eslovaquia, Lituania, Letonia, Hungría,  Estonia, Republica Checa y Grecia).

Trabajadores Autónomos: Mejora en el desempleo

Aprobado el proyecto de ley que mejora la prestación por desempleo del trabajador autónomo.

En la actual coyuntura económica se mejora la prestación por desempleo de los trabajadores autónomos, emprendedores que no consiguen acceder a una idea de negocio que se consolide como un proyecto viable.

La protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos tendrá una duración de entre seis y doce meses, según los meses de cotización.

Se abonará una prestación de 425 euros mensuales durante seis meses a los trabajadores autónomos que cesen en su actividad a partir del 01 de enero de 2.009 y que no tengan derecho a ninguna ayuda pública.

Se reduce de 18 a 12 meses el periodo mínimo obligatorio para que un autónomo pueda volver a cobrar la prestación de desempleo.

Este periodo mínimo ha sufrido dos mejoras, ya que inicialmente se estableció en 24 meses, pasando posteriormente a 18 meses y ahora se rebaja a 12 meses.

La reforma laboral

Los cambios de la normativa laboral no satisfacen a sindicatos ni patronal.

Los principales cambios introducidos por la reforma laboral no parecen encaminados a disminuir la elevada tasa de temporalidad en el mercado español.

Así con la reforma el preaviso del despido pasa de 30 días a solo 15 días; el cese del contrato temporal aumenta la indemnización hasta los 12 días de sueldo por año (anteriormente 8 días), y se pone límite a la contratación temporal, tres años, más uno de prorroga (máximo 4), el encadenamiento de contratos no rompe el límite.

Se reducen los trámites para los despidos por causas objetivas, sin embargo las causas no están muy concretadas por lo que pueden generar conflictos laborales que deberán resolver los tribunales.

Se establece la fórmula del “contrato alemán”, para amortiguar los despidos en épocas de crisis, ya que la ley contempla la posibilidad de pactar entre empresario y trabajadores la reducción de la jornada laboral y el salario, entre el 10% y el 70%.

También se recogen bonificaciones para las contrataciones de jóvenes y mayores de 45 años (entre 800 y 1.400 euros), así como para los contratos de formación (con bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social del 100 %).